La Pared de Huesos ūüíÄ

(Escrito por Augusto Andra en el a√Īo 2019)

Javier buscaba una fuente de inspiración para escribir una historia de terror. Al recibir un correo eléctrico misterioso, decide buscar una cueva oculta y rara, donde probablemente halle su fuente más horripilante de inspiración.  

Aunque el mapa estaba muy arrugado, era evidente que lo llevar√≠a al lugar indicado, ‚Äēla marca era clara‚Äē, no hab√≠a forma de perderse en el bosque. Pronto Javier llegar√≠a a esa cueva.

Hab√≠a escuchado rumores, rumores raros de esa cueva, algo adentro que no dejaba que nadie saliera, quiz√°s eran patra√Īas. Javier no cre√≠a en los monstruos, pero s√≠ en los animales salvajes, por eso compr√≥ un rifle de cazador y una m√°gnum en caso de emergencia. Nunca hab√≠a utilizado un arma, sus manos fueron creadas para escribir; ten√≠a la certeza de que, ‚Äēsi en alg√ļn momento llegara a necesitar usar un arma‚Äē, la fuerza de sus dedos de escritor lo ayudar√≠a a jalar el gatillo

¬ŅY por qu√© ir un lugar peligroso como esa cueva? Javier hab√≠a escrito varios libros, pero necesitaba un nuevo reto, quer√≠a escribir algo escalofriante, algo terror√≠fico, algo que ni siquiera a √©l lo dejara dormir por las noches. Pas√≥ meses buscando inspiraci√≥n, leyendo libros, viendo pel√≠culas, luego yendo a sitios malditos, lugares abandonaos, ‚Äēpese a eso‚Äē, todos carec√≠an del peligro que necesitaba para inspirarse realmente.

Tuvo experiencias extremas, esas que te hacen estar al filo de la muerte; solo era adrenalina acumulada en el momento, nunca tuvo miedo verdaderamente. Entonces fue cuando recibi√≥ un correo electr√≥nico, el primer rumor de la cueva; Javier sigui√≥ pista tras pista, hallazgo tras hallazgo, hasta que finalmente en un puesto de antig√ľedades de la calle en la India, pudo hallar el mapa hac√≠a la cueva.¬†

Despu√©s de varios d√≠as de incansables viajes, Javier caminaba entre las hojas secas del abrumador bosque cerca de la cueva. El mapa le indicaba que estaba a pocos pasos de la gruta, entonces la vio. Una peque√Īa cueva, o m√°s bien una especie de grieta enorme en la pared de la monta√Īa, parec√≠a una enorme herida en la roca.

Le cost√≥ entrar en la oscuridad, tuvo que pasar √©l primero y luego arrastrar con fuerza su mochila. Encendi√≥ la linterna iluminando la profundidad cavernaria, una profunda garganta oscura llena de rocas y estalactitas. Javier estaba emocionado, comenzaba a sentir el flujo de su sangre, un tenue miedo a lo desconocido. As√≠ que se aventur√≥ al agujero de la monta√Īa.

Durante horas no vio nada interesante, tampoco vio huellas en la arena, por lo que dedujo que no hab√≠a ninguna criatura ‚Äúmonstruosa‚ÄĚ en la caverna. Al cabo de un rato, not√≥ algo en suelo; apunt√≥ con la luz en su mano y alumbr√≥ un pedazo de tela sucio en el piso. Al acercarse, toc√≥ la tela y la movi√≥, era una camiseta a rayas, a pocos pasos se encontraba un pantal√≥n y m√°s adelante unos zapatos.

La situaci√≥n daba un giro inesperado, lo interesante iniciaba con lo que encontraba en la oscuridad. Javier sigui√≥ el camino, hall√≥ m√°s retazos de ropa, vestimenta suelta, calzados abandonados, ¬ŅQui√©n pondr√≠a esa ropa all√≠? Seguro era una broma pesada para los m√°s asustadizos.

De repente, un sonido rocoso hizo vibrar el suelo. La superficie se desequilibr√≥ y Javier rod√≥ por una peque√Īa ladera. Arrastrado por la fuerza de la ca√≠da, su cabeza choc√≥ contra la pared quedando inconsciente.

Al despertar, revisó su cabeza, estaba un poco humedad, definitivamente tenía una herida. Aplicó los primeros auxilios con calma y se levantó para seguir el camino, comenzaba a asustarse. La linterna parpadeaba, en ese preciso instante, Javier la golpeó suavemente para ajustar la luz y divisó algo espeluznantemente atractivo.

Al principio era una mancha beige en la pared, con un interesante brillo en la superficie. Cuando se acerc√≥, Javier comenz√≥ a comprender la morfolog√≠a de la pared. Algo redondo y hueco, algo muy familiar, algo humano‚Ķ era el cr√°neo de una persona. Javier movi√≥ con cuidado la linterna, hab√≠a m√°s huesos en la pared: f√©mures, clav√≠culas, om√≥platos, tibias y otros huesos que no recordaba sus nombres. Todas esas extensiones de calcio a√Īejo fundidas en la pared, como una aterradora obra de arte, tra√≠da desde el mismo infierno.

 Nunca había visto tantos huesos juntos. Era una pared demasiado grande y demasiado perfecta y real, como para ser una especie de broma o chiste. Javier se quitó los guantes para tocar los huesos. Cuando el índice rozó la frente del cráneo, igual que una lengua humedad tocando el hielo, una fuerza magnética lo adhirió a la pared. Javier jaló su mano y logró zafarse, cayó al suelo asustado, sentía un eléctrico espasmo escalofriante en todos sus huesos. Se levantó corriendo buscando la salida.

Javier sentía el cuerpo pesado, lento, cansado. Quiso apoyar su mano en una pared; al tocarla, sus dedos se doblaron como un globo sin aire. Se le aplanó la piel del brazo, se convertía en una tela de carne arrugada. Intentó correr desesperado, pero de la misma forma, uno de sus pies se hundió dentro de su zapato.

Las tibias y perones desaparec√≠an, pronto no sabr√≠a m√°s de sus f√©mures. Los gritos de Javier chocaban contra las paredes; nadie escuchaba como poco a poco, los huesos de su cuerpo iban desapareciendo. Conceb√≠a la ausencia de sus costillas y como los m√ļsculos de su cuerpo colapsaban, chocaban entre s√≠; golpeando los √≥rganos, creando peque√Īos hematomas y rompiendo los vasos sangu√≠neos.

Las √ļltimas fuerzas de su voluntad se disipaban. Javier se daba por vencido, no exist√≠a manera de escapar de la cueva y de aquella pared que lo llamaba. Pronto su cabeza comenzar√≠a deformarse.

Javier quer√≠a sentir el miedo, experimentar el verdadero terror, necesitaba inspiraci√≥n para escribir una buena historia. En cambio, no contaba con el factor desesperante, esa fina l√≠nea que define y marca el territorio entre el horror y la muerte. Hab√≠a encontrado la mejor fuente de inspiraci√≥n de todas, ‚Äēeso no lo dudaba‚Äē, ergo‚Ķ nunca pens√≥ que √©l formar√≠a parte de ella.

FIN

Suscríbete a nuestra Newsletter para no perderte nada

P√°gina dise√Īada y desarrollada por¬†